Si el SIHH 2013 no nos depara alguna sorpresa, es evidente que este es el año del Excalibur para Roger Dubuis. En noviembre, con una inesperada anticipación al salón ginebrino ya os presentábamos dos de los futuros miembros de esta colección: un tourbillon y un cronógrafo, ambos con 42 mm de diámetro. Anteriormente, en julio, Roger Dubuis nos presentaba el primer miembro de esta variante más moderada y versátil de la colección Excalibur.

Solo nos faltaba hablar de uno de los nuevos relojes Excalibur que Roger Dubuis añadirá a su catálogo: el Excalibur Table Ronde. Lo hemos dejado aparte porque ciertamente se aparta en todos los sentidos de la tendencia moderada que parece tomar esta colección de Roger Dubuis.

Estamos ante un reloj de 45 mm de diámetro, el mismo tamaño que los Excalibur originales. Pero esto no es lo más significativo de este nuevo reloj, cuya verdadera particularidad salta a la vista a la primera observación: una esfera que emula la legendaria mesa redonda de los caballeros del Rey Arturo. Aunque Roger Dubuis no se queda ahí, ya que además de la mesa nos indica la hora mediante 12 esculturas miniaturizadas en oro que representan a 12 caballeros con sus respectivas espadas.

Tengo que admitir que la estética y el colorido de la mesa, realizada en esmalte, me resulta muy atrayente. No opino lo mismo de los caballeros esculpidos en oro, que a mi parecer otorgan a esta pieza un cierto aire de juguete. De todos modos, esto no deja de ser una apreciación subjetiva que además no se basa en la observación real del reloj, algo siempre aconsejable en este tipo de piezas antes de emitir una opinión.

Al igual que ocurrió con el tourbillon y el cronógrafo, Roger Dubuis es muy parco en explicaciones técnicas o de diseño sobre estos nuevos Excalibur, por lo que he recurrido a nuestro bendito internet para buscar el origen de la inspiración que ha motivado el diseño de la mesa. Y efectivamente, como esperaba he encontrado la mesa “original”. Se trata de una mesa que se encuentra en el Great Hall del Castillo de Winchester.

Aparte de la figura del Rey, que en la esfera del Excalibur desaparece, es evidente que el resto es idéntico. En la información que he encontrado se detalla que en muchos círculos se opinaba que esta era la mesa original, aunque posteriores exámenes técnicos y científicos han demostrado que su factura es posterior a la fecha de la teórica mesa que describe la leyenda.

El diseño de esta mesa parece haber sido realizado pensando en la esfera de un reloj, ya que está claramente segmentada en lo que podrían ser unos enormes índices. El único y gran problema es que al eliminar la figura del rey, e imagino que para equilibrar, el número de segmentos de cada color que Roger Dubuis implanta es 13. Teniendo en cuenta que nuestra base horaria es 12, tenemos un evidente problema. La solución es un tanto brusca y observaremos que la espada del primer caballero apunta al inicio de un segmento blanco y que paulatinamente las espadas se van desplazando hasta apuntar a los segmentos verdes a partir de las ocho. Ello origina que sea fácil leer las horas, pero imposible los minutos con un mínimo de precisión.

De la parte mecánica del reloj no se dice mucho. Solo que se trata del calibre de carga automática RD822. Supongo que tal como merece cualquier calibre de Roger Dubuis, este será visible a través de la trasera del reloj, aunque a falta de confirmación de momento se queda en mera suposición.

Siguiendo la tónica original de los relojes Roger Dubuis, este Excalibur Table Ronde se emitirá en una serie limitada a 88 ejemplares. Una vez más habrá que esperar al inminente SIHH para emitir una opinión más fiable de esta original pieza.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

3 comentarios

    Dejar una Respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.