Phillips subastará un Rolex de 1965 «Deep Sea Special»

Sale a subasta uno de los relojes más históricos jamás fabricado por Rolex, el Deep Sea Special, diseñado en la década de los 50 para soportar la presión extrema a 10.000 metros de profundidad.

\\ WT REF 78569 Se lee en 3' 44''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Phillips, en asociación con Bacs & Russo, subastará uno de los relojes más icónicos e históricos de Rolex, el Deep Sea Special. La venta, que tendrá lugar en la Réserve en Ginebra los días 5 y 7 de noviembre, incluirá este reloj de pulsera de buceo de acero inoxidable y oro con segundero central Rolex. El modelo se fabricó en 1965 y nunca antes se había puesto a disposición del público para su compra. Su precio de adquisición se estima entre 1.200.000 y 2.400.000 CHF. Su brazalete integrado combina acero inoxidable y oro con una esfera negra con índices de oro, visible bajo su sobredimensionado cristal abovedado. El fondo de caja numerado del reloj muestra la fecha de la inmersión récord (23 de enero de 1960) y su hermeticidad: 10.908 metros.

Rolex de 1965 "Deep Sea Special"

Alexandre Ghotbi, Jefe de Relojes, Europa Continental y Medio Oriente, dijo:“El Deep Sea Special merece plenamente el Special en su nombre, ¡la mera idea de un reloj que puede soportar una inmersión de 10.000 metros (es decir, 10 km) es simplemente alucinante! Sin embargo, más que los aspectos técnicos y la pura rareza de esta pieza, es su importancia histórica lo que debe destacarse. El DSS es el reloj que definió lo que es Rolex hoy, es la filosofía detrás de su creación lo que llevó a Rolex a centrarse en los relojes- herramientas en general y los relojes de buceo en particular. Sin el Deep Sea Special no habría Submariner ni Sea Dweller tal como lo conocemos. El DSS es un reloj que nunca estuvo disponible para la compra pública y la llegada al mercado de un modelo es un evento que se celebra una vez en una década. Nos sentimos honrados de que se nos haya confiado una pieza tan increíble de historia relojera «.

Rolex de 1965 "Deep Sea Special"

El «Deep Sea Special» se puede comparar con un coche de carreras de Fórmula Uno, superando los límites de lo que era técnicamente posible para lograr hazañas que ningún otro reloj había hecho antes. Como los bólidos de F1, este modelo probó tecnologías que luego fueron implementadas en los modelos producidos en serie para uso comercial. Fue un modelo innovador que sentó las bases para los relojes de buceo que conocemos. Es el «Big Bang» que marcó el desarrollo de Rolex en las últimas siete décadas en su exploración de las profundidades del mar.

El término “Rolex Oyster” es hoy en día probablemente la marca más famosa del mundo, conocido más allá del mundo de los aficionados a los relojes. Gracias a tres eventos fundamentales, Rolex está hoy a la vanguardia de la exploración profunda. El primero es el concepto de la caja Oyster hermética, que se creó a principios de la década de 1920, publicitada a partir de 1927 cuando la nadadora inglesa Mercedes Gleitze usó un Rolex Oyster al cruzar el Canal de la Mancha. El segundo fue la creación del «Deep Sea Special» en 1953 y su posterior inmersión a 10.000 metros bajo el nivel del mar. Finalmente, el James Cameron Deep Sea Challenge,

Rolex de 1965 "Deep Sea Special"

El reloj actual, el «Deep Sea Special», representa un momento clave en la historia de Rolex. En la década de 1950, en respuesta a la creciente demanda de relojes a prueba de agua, ya sea para uso recreativo, profesional o militar, Rolex decidió promover el concepto de caja Oyster. No contento con fabricar relojes sumergibles, Rolex buscó desarrollar aún más su línea de relojes profesionales submarinos para soportar la increíble presión de las profundidades del océano. En particular, esta decisión de innovar coincidió con el lanzamiento del Submariner en 1953. Para ello, Rolex se puso en contacto con el profesor Piccard, reconocido oceanógrafo e ingeniero suizo, para probar los relojes durante sus experimentos de buceo.

En 1953, Rolex probó el primer prototipo atándolo al exterior del Bathyscaphe Trieste Submersible. El reloj bajó por primera vez a 1.080 metros y luego se sumergió a 3.150 metros ese mismo año. Después de completar las pruebas iniciales, Rolex se embarcó en una segunda misión en 1960 con un segundo prototipo, probando previamente el nuevo modelo con una cámara de alta presión, ajustando y actualizando constantemente los detalles para mejorar el reloj. En esta ocasión, el nuevo “Deep Sea Special” fue creado para soportar las condiciones más extremas, llegando a más de 10.000 metros bajo el nivel del mar en la Fosa de Las Marianas (océano Pacífico occidental), el punto más profundo conocido de la Tierra, con Jacques Piccard y Don Walsh.

Rolex de 1965 "Deep Sea Special"

Tras la exitosa inmersión profunda en 1960, Rolex produjo en 1965 una serie conmemorativa de 35 ejemplares (este ejemplar con calidad de museo es el último de ellos) que fueron ofrecido solo a los museos de ciencia, tecnología y relojería más distinguidos, junto con los más destacados minoristas de confianza, socios y ejecutivos de alto perfil que contribuyeron al desarrollo del modelo. En particular, el Deep Sea Special número 3, que estaba atado al Batiscafo, se exhibe en el Instituto Smithsonian en Washington DC. Otros museos incluyen el Museo Beyer, el Museo de Ciencias de Londres y el Museo Piccard Nyon (Suiza), por nombrar unos pocos.

Este reloj es tan raro que se une al club extremadamente exclusivo, del cual solo cinco se han vendido públicamente. Como tal, han pasado 12 años desde que apareció el último ejemplar en el mercado, lo que subraya su absoluta rareza.

\\ WT REF 78569
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

Dejar una Respuesta