Seguimos hoy con la segunda parte del artículo que estos días hemos dedicado al RolexDaytona, uno de los iconos de la relojería mundial. Retomemos su evolución donde lo dejamos ayer, con las referencias “sesentas”: 6262, 6263, 6264 y 6265, con calibre Rolex 727. Las dos impares aguantaron hasta 1987, año en que el Daytona dio un salto evolutivo que resultó ser decisivo para poder incluirlo actualmente entre los relojes más legendarios jamás fabricados.

Ref. 16520

La popularidad de Daytona se convirtió en un fenómeno cuando Rolex anunció que los modelos anteriores se interrumpirían y que un nuevo modelo pronto sería lanzado. Es dentro de este contexto que el Rolex lanzó en 1988 el nuevo Daytona 16520. Tenía una gran caja de 40 mm para los estándares de la época, con protectores de corona y cristal de zafiro. Asimismo,  fue equipado con el movimiento Zenith El Primero Cal. 400, rebautizado como Calibre Rolex 4030. Fue el primer Daytona automático, y el único modelo de acero inoxidable con certificación cronométrica. Así, Rolex agrego a su esfera las palabras “Oyster Perpetual” y “superlative chronometer oficially certified“. Este modelo tenía múltiples combinaciones de materiales y esferas: 16523, 16528, 16518 y 16519 (podéis ver sus características en el cuadro final), todas ellas vigentes hasta el año 2000. Desde el 1997, las novedades presentadas se limitan a relojes joya y sus múltiples combinaciones.

Ref. 116520

La relación con Zenith duró sólo diez años, hasta el año 2000, cuando Rolex ya implementó su propio calibre manufactura 4130, presentando al público cinco nuevos modelos: 116520, 116523, 116528, 116518 y 116519. Como veis, las referencias coinciden con las vigentes hasta el momento. La principal diferencia estética radica en el intercambio de posiciones entre el subdial de los segundos, antes a las 9 horas y ahora situado a las 6, y el subdial de las horas, antes se encontraba a las 6 horas y ahora a las 9.

También vieron la luz varias versiones joya, con engastes de esmeraldas, zafiros o diamantes, combinados con esferas opalinas y de madreperla, o incluso versiones con la esfera de meteorito.

El diseño actual prácticamente no ha variado en estos 12 años, exceptuando el uso de nuevos materiales y combinaciones. La principal novedad ha sido la introducción en 2011 del bisel cerámico (Cerachrome) en un nuevo modelo con referencia 116515.

A continuación, podéis observar las diferencias entre los cuatro diferentes calibres utilizados a lo largo de la historia del Rolex Daytona, dos de carga manual y los dos últimos de carga automática tal como hemos descrito con anterioridad:

La siguiente tabla trata de hacer un breve resumen de la evolución del Daytona, con las referencias hasta ahora nombradas y sus principales características, entre los años 1961 y 2000, diferenciados en tres etapas muy bien definidas por los movimientos que implementaban:

  • 1963-1988: caja de 37 mm y movimiento Rolex 722 y 727 (Valjoux) de carga manual.
  • 1988-2000: caja de 40 mm y movimiento Rolex 4030 (Valjoux) de carga automática.
  • 2000-         : caja de 40 mm y movimiento Rolex 4130 manufactura.

PAUL NEWMAN

Varios de los modelos producidos entre los años 60 y 80 (ref. 6239, 6241, 6262, 6263, 6264 o 6265), todos ellos con calibre de origen Valjoux y disponibles con el dial exótico,  se los conoce como Daytona Paul Newman.

Con el modelo Datejust, Rolex ofrece un dial llamado “exótico” como opción: un diseño con un anillo perimetral en el exterior de la esfera que implementaba una escala de 1/5 segundos, y con los índices de los subdiales cuadrados. Además,  el subdial situado a las 9 horas presentaba números arábigos en los minutos 15, 30, 45 y 60, en lugar de los 20, 40, y 60 de la línea regular. Este diseño se considera un reloj mucho más raro que el de la línea regular y por lo tanto goza de un valor mucho más alto entre los coleccionistas.

Estas son las referencias y combinaciones posibles de un dial Exótico:

6239 y 6241:

  • Esfera negra, subdiales blancos, carril exterior blanco y escala roja.
  • Esfera blanca, subdiales negros, carril exterior negro y escala roja.

6240, 6263, 6265, 6262 y 6264

  • Esfera negra, subdiales blancos, carril exterior blanco y escala negra.
  • Esfera blanca, subdiales negros, carril exterior negro y escala blanca.

La definición del Daytona Paul Newman es una simple asociación popular: realmente no hay un modelo exacto con este nombre. La verdad es que el actor era un gran fan de los Rolex Daytona. Tenía varios de su propiedad, llevando por lo menos 5 diferentes modelos en su vida. Popularmente se le atribuye este sobrenombre gracias a que lucía un Daytona en la película Winning (en España, 500 Millas), estrenada en 1969. En realidad no aparece ningún Daytona, y además, la película está ambientada en el circuito de Indianápolis. El equívoco viene dado por la aparición del actor llevando un Daytona con dial exótico en los actos promocionales y fotos publicitarias posteriores.

Su primer Daytona se lo regaló su esposa, Joanne Woodward, en 1972, cuando él decidió convertirse en corredor profesional. “A partir de entonces –explicaría el actor– Joanne ya no compró ni joyas, ni ropa, ni zapatos. Se concentró en las pólizas de seguros”.

El Cosmograph Daytona ya no se separaría de él. Como amuleto de la suerte (jamás se accidentó) y símbolo de la volcánica conexión con su mujer, le acompañó por el resto de sus días. Fueron camaradas durante 36 años y sus nombres se fundieron en el imaginario popular. “He competido en Daytona. Suelo vestir un Rolex Daytona. Ambos, reloj y circuito, son ganadores”, dijo alguna vez sobre su inseparable reloj. Con él amarrado al pulso izquierdo, no sólo alcanzó el subcampeonato en Le Mans, también subió al estrado para recibir Globos de Oro, premios de la Academia y otros reconocimientos a su trabajo como intérprete y director. Y lo llevó puesto en todos los actos en los que se desdobló como filántropo silencioso, mucho antes de que las acciones para el bien común fueran un apéndice del marketing personal de los famosos.

EL FENÓMENO DAYTONA

Todos estos modelos tuvieron unas ventas muy pobres, con poca repercusión, provocando que las series fabricadas fueran escasas. Su dura competencia era el Omega Speedmaster lanzado en 1957, con un calibre Lemania de prestaciones similares al Valjoux 72, pero con un precio muy inferior y el añadido de ser el elegido por la NASA para las misiones espaciales.

No fue hasta finales de los 80, cuando se empezó a ver los primeros Daytona de carga manual como piezas de colección, debido al anuncio del cese de su fabricación y al lanzamiento en 1988 de la nueva versión. En cuestión de meses, el precio del Cosmograph Daytona se disparó. Los compradores fueron coleccionistas y comerciantes en su mayoría italianos. Hasta el año 1992, coincidiendo con la devaluación de la lira, el mercado italiano había sido el principal contribuidor a la inflación de los precios del Daytona. A partir de ese año, los mercados japonés y estadounidense recogen el guante de la locura por los Daytona, provocando que los precios continuaran subiendo. El glamour asociado a Paul Newman también puso su grano de arena.

Con una caja más grande de 40 mm, el nuevo 16520 implementaba por primera vez un calibre de carga automática, el movimiento Zenith El Primero 400, re-bautizado como Calibre Rolex 4030. Rápidamente se convirtió en uno de los modelos de producción regular más buscados, y pronto surgieron las listas de espera para los modelos de acero inoxidable. En la década de 1990 el Daytona se estaba convirtiendo en un éxito de Rolex, después de años de ser un modelo residual.

El fenómeno de la lista de espera de los Daytona se debió a varios factores. Las referencias de acero inoxidable fueron producidos en cantidades limitadas y sólo unos pocos fueron asignados a cada proveedor. Combinad esto con la reciente popularidad del Daytona y un precio relativamente atractivo para un cronógrafo de alta gama, y se termina con una lista de espera que podría extenderse a varios años para comprar un nuevo ejemplo en un distribuidor autorizado. Las cosas habían llegado al punto de partida para las Daytona, ahora no podía producir lo suficiente para satisfacer la demanda y los precios se mantuvieron altos. Se había convertido en un objeto de colección en su propio tiempo, y el ir a ver a los coleccionistas que buscan un moderno grado de inversión pieza. De todos modos, ya en años más próximos, el mito de las listas de espera ha sido alimentado por la marca, suministrando en cuentagotas las piezas para aumentar la leyenda.

Por último, comentar que parte de las fotos han sido extraídas  del libro  Rolex Daytona History, de Mondani Editores y que ya os presentamos en su momento.

Sobre el Autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

2 comentarios

  1. Como puedo saber cual es mi daytona?
    Lo he buscado por todos lados y no encuentro uno igual.
    Gracias

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.