El Rolex Submariner es uno de los mayores iconos de la historia de la Alta Relojeria. Fiabilidad, precisión y robustez y polivalencia son sus armas.

Hoy me enfrento a la grata tarea de analizar en profundidad el Rolex Submariner Date, uno de los actuales relojes de mi colección. Admirado y odiado a partes iguales, Rolex ha sabido convertirse en el estandarte del lujo y del poder adquisitivo entre el público generalista, alcanzando una cota de reconocimiento de marca inalcanzable para el resto de fabricantes: es la marca de relojes más famosa del mundo. Y todo esto gracias a la indudable calidad de sus relojes y a las brutales campañas de marketing publicitario que abarcan diferentes ámbitos como el deporte, cine, televisión, etc.
Si debemos escoger un modelo representativo e icónico de Rolex, es sin duda el Submariner. De su historia y evolución hablaremos con detalles en un artículo próximo dentro de la serie Relojes Legendarios. El modelo actual, presentado en Basel 2010 con la referencia 116610LN (date), es el que analizaremos a continuación, comparándolo con su antecesor, el Rolex Submariner 16610LN.
116610LN
LA ICÓNICA CAJA OYSTER
El Rolex Submariner 116610LN goza de una identidad visual muy fuerte y perfectamente reconocible gracias a su caja, bisel y dial. Sus medidas de 40 mm de diámetro y 12,5 mm de grosor, junto a su moderado peso de 151 gramos y su acertado diseño, lo convierten en un reloj muy equilibrado y polivalente, apto tanto para un uso sport o como reloj de vestir. Los cambios estéticos que ha sufrido en la caja son mucho más significativos que los que presentó el 16610 respecto su antecesor, el Submariner 1680.
Rolex Submariner Date 116610LN
Realizada en acero 904L, la caja Oyster es un clásico de Rolex. Respecto al modelo anterior, siguen inalterables los 40 mm, aunque presenta un claro aumento de tamaño en ciertas partes: las asas tienen 1 mm más cada una, ganando un total de 2 mm, y los protectores de corona también son más grandes. Estos retoques provocan que visualmente sea más contundente, con un look más deportivo, sobretodo gracias a esos milímetros adicionales en las asas. La suave transición entre la caja y la pulsera del anterior Submariner queda ahora alterada, volviéndose más angular. Bajo mi punto de vista, la relación de proporciones entre caja-asas-armis ha salido perjudicada. Este aumento “muscular” es un paso adelante arriesgado de cara a los seguidores del Submariner, siguiendo los pasos que ya empezó Rolex el año 2007 con el GMT Master II 116710 LN. Personalmente, me decanto por la anterior caja, más estilizada y elegante.
Otro cambio que observamos es que las asas no presentan los agujeros para los pasadores del brazalete; se agradece esta nueva imagen más limpia. La parte superior presenta un acabado satinado, al igual que la trasera, con el típico fondo ciego sin ninguna inscripción. La tapa roscada tiene un anillo externo en acabado pulido, al igual que los laterales de la carrura. La hermeticidad de esta caja Oyster es de unos excelentes 300 metros.
Rolex Submariner Date 116610LN
Una de las grandes novedades de este modelo es su bisel unidireccional cerámico, llamado Cerachrom, prácticamente irrayable e inmune a la degradación con el paso del tiempo. Hasta este nuevo modelo, el bisel era de aluminio, rayándose con cierta facilidad. La ventaja era que con esa misma facilidad se podía cambiar por uno nuevo, siendo una operación relativamente barata.
El bisel cerámico del Rolex Submariner presenta una graduación numérica cada diez minutos e índices rectangulares cada cinco minutos, junto a una escala de minutos, mediante pequeños índices tipo bastón, durante el primer cuarto de hora. Dichos índices están grabados en el bisel y rellenados con polvo de platino, consiguiendo un muy buen contraste y legibilidad. Al inicio de la graduación, en la posición de referencia, encontramos un triángulo invertido con un pequeño índice aplicado en su centro, con material lumininscente llamado Cromolight y borde metálico de oro blanco.
Rolex Submariner Date 116610LN
Este bisel giratorio unidireccional tiene 120 posiciones. Su dureza y tacto son inmejorables, sin holguras ni balanceos, sobretodo si lo comparamos con otros relojes de uso similar, como por ejemplo el nuevo Omega Seamaster o los Panerai Submersible (PAM 024, 025, 064, etc.). El perímetro del bisel presenta 60 muescas, destinadas a facilitar el agarre y posterior giro del mismo. Otra diferencia positiva respecto al 16610 la encontramos en la caída del bisel hacia la caja: ahora es totalmente recta cuando antes se curvaba hacia el interior.
Un aspecto que me impresiona de este bisel es que verdaderamente es mucho más negro que el  Cerachrom del GMT Master II 116710 L, del que fui propietario durante unos meses. En el caso del GMT, la “negrura” del bisel puede cambiar considerablemente en función de cómo se posiciona en relación a la fuente de luz: a veces se ve negro, mientras que otras veces se ve muy gris. Pero con el 116610LN, no importa desde qué ángulo se mire: se ve negro profundo.
 LA ESFERA, TODO UN EJEMPLO DE LEGIBILIDAD MÁXIMA
Aquí encontramos otra de las variaciones respecto a su predecesor 16610: el maxidial, en que los índices y las agujas tienen un mayor tamaño. No deja de ser un guiño al pasado ya que antaño, los indices pintados en versión maxi tuvieron su primer éxito con los modelo 5512 y 5513

Rolex Submariner Date 116610LN

Superpuestos en el fondo negro, los índices en forma de puntos aplicados con reborde de oro blanco se sitúan a cada hora, excepto a las doce horas (triángulo invertido), a las tres horas (ventanilla de fecha) y a las seis y nueve horas (índices tipo bastón). Todos ellos están rellenos con Cromalight. Esta sustancia irradia una tonalidad azul cuando la intensidad de la luz decrece. El hecho de escoger este color tiene su importancia. La luz solar está formada por radiaciones de diferente longitud de onda que constituyen el espectro visible. Estas radiaciones son absorbidas, de manera distinta, por el agua del mar. El color, empezando por el rojo, desaparece. Conforme aumenta la profundidad, van desapareciendo progresivamente el naranja, el amarillo y el verde, hasta que sólo queda el color azul pasando a violeta.
Rolex Submariner Date 116610LN

Maxidial con Chromalight azul

Las agujas de tipo mercedes, sobredimensionadas en anchura, son de oro blanco con aplicaciones de Cromalight. La aguja segundera presenta, a los 3/5 de su longitud, un pequeño punto también relleno de la misma sustancia luminiscente. En la zona externa del dial, exteriormente al círculo de las indicaciones, encontramos una escala graduada de 60 puntos.
En el dial encontramos abundantes inscripciones, típicas de Rolex. Debajo de triángulo de las doce horas, El logo, el nombre de la marca y el modelo: “Oyster Perpetual Date”. Justo encima de las seis horas, en ¡cuatro líneas! diferentes, “Submariner”, la hermeticidad “1000 ft=300 m”, y el pomposo “Superlative Chronometer Officialy Certified”. Y para rematarlo, todo el anillo interior perpendicular al dial está grabado con nada menos que ¡diez veces! el nombre de Rolex. Entre ellos, situada a las seis, encontramos también grabado el número de serie. De acuerdo que algunas de estas inscripciones están destinadas a la lucha contra las falsificaciones, pero….. ¿realmente son necesarios todos esos instantes de lectura con los que nos obsequia la marca?.
Tal como hemos dicho antes, a las tres horas encontramos la ventana con la indicación de la fecha, en negro sobre fondo blanco. La lupa “cyclops” aumenta la legibilidad de los dígitos. Esta burbuja, que sobresale 1,5 mm de la perfecta planimetría del cristal de zafiro, es otro de los signos identificativos del submariner desde el año 1970. Esta optimización de la lectura de la fecha presenta la acertada novedad de llevar un tratamiento anti-reflejos.
CORONA TRIPLOCK, EL SEGURO DE ESTANQUEIDAD
La corona Triplock, creada y patentada en 1970, consta de diez elementos diferentes. Con un grosor de 8 mm, tiene tres juntas estancas en la zona de la corona (además de otra en la rosca): dos en el tubo y una dentro de la corona. La Twinlock, en el tubo sólo lleva una. Esta junta suplementaria no tiene el papel de reforzar la estanqueidad, sino de dotar al reloj de una mayor seguridad en tres aspectos:
  • Seguridad funcional: la estanqueidad sigue activa incluso con la corona desenroscada.
  • Seguridad de uso: la estanqueidad permanece intacta aunque la primera junta del eje esté dañada o gastada.
  • Seguridad de contaminación: la compresión de la primera junta evita que entre suciedad en el mecanismo de la corona.
Rolex Submariner Date 116610LN

Corona Triplock

Así pues, vemos que la estanqueidad de 300 metros no viene dada por llevar la corona Triplock o Twinlock, pero sí que refuerza su seguridad. Este mecanismo está reservado para los Rolex Submariner, Sea-Dweller, Yatch Master, Daytona y los nuevos GMT-II. Visualmente se diferencian porque la Triplock lleva grabados tres pequeños puntos debajo de la corona de Rolex, mientras que la segunda lleva uno, dos o ninguno. Diferentes combinaciones en el diámetro de esos puntos, indican el material con el que está fabricada la caja:
  • Tres puntos de igual diámetro: acero
  • Punto central más grande: oro
  • Puntos laterales más grandes: platino
Para desenroscar la corona debemos girarla dos vueltas enteras en sentido antihorario, momento en que efectúa un salto de 1 mm hacia el exterior. Si tiramos de ella hacia su primera posición, podemos llevar a cabo el ajuste rápido de la fecha. Si tiramos por segunda vez, detenemos el segundero y procedemos al ajuste horario.Para cerrarla, simplemente apretamos la corona hacia el interior y damos dos vueltas hasta su tope, sin forzar, en sentido horario. Lo que observo en mi reloj es que el logo de la corona no queda alineada en posición vertical cuando está roscada. Sinceramente, creo que Rolex debería cuidar más estos pequeños detalles.
BRAZALETE
Es una de las mejoras más destacadas. Una maravilla en cuanto a su comodidad y ajuste. Continúa siendo el típico Oyster de 20 mm, reduciéndose a 16 mm al llegar al cierre. Los eslabones macizos unidos por tornillos pasadores roscados, están construidos, como el resto del reloj, en acero 904L. El acabado de los eslabones es satinado en la parte superior e inferior, y pulido en los laterales. Los dos elementos desplegables del cierre están pulidos, pero al quedar protegidos por el mismo cierre, permanecen a salvo de cualquier posible rayado. Uno de estos elementos presenta la parte central satinada, con inscripciones de la marca, el sello, la referencia a Geneva y el Swiss Made.
Rolex Submariner Date 116610LN

Cierre Glidelock

La gran diferencia estriba en el cierre Glidelock con el que Rolex ha hecho un gran trabajo. Creo que era un cambio obligado, ya que el anterior cierre no transmitía la calidad que el Submariner se merecía, tanto en diseño como en el material utilizado, simple chapa estampada. Ahora es de acero 904L, y de un grosor considerable.
El cajetín del cierre ya no presenta los agujeros laterales para su ajuste. Dicho microajuste siempre necesitaba de un punzón para poder deslizar los pasadores, dificultando la rapidez y facilidad de la operación. El actual Glidelock presenta una corredera, una serie de muescas paralelas en la parte interior del cajetín. Las diferentes posiciones se ajustan simplemente con las siguientes maniobras: desbloquear el último eslabón situándolo en posición perpendicular al cajetín, deslizarlo en cualquiera de los dos sentidos aumentando o disminuyendo el diámetro del brazalete, y volverlo a bloquear con un click. La operación se realiza sin herramientas, sólo con los dedos, de forma muy cómoda y rápida: en menos de cinco segundo tienes el brazalete perfectamente ajustado. Resulta ideal para poder cambiarlo cuando las pequeñas dilataciones diarias en el tamaño de la muñeca hacen que el reloj apriete más de la cuenta o quede demasiado holgado. Ofrece una extensión total de hasta 20 mm, en incrementos de 2 mm.
Rolex Submariner Date 116610LN
En la parte superior de la pequeña pestaña del cierre, encontramos el logo de Rolex. A diferencia del anterior Submariner, donde estaba simplemente estampado en la chapa, en el 116610 está aplicado. Esta parte expuesta constantemente a los roces es un imán para los arañazos, aunque queda minimizado por la gran calidad del cierre Glidelock.

CALIBRE 3135,  DURABILIDAD, FIABILIDAD Y PRECISIÓN

El Submariner 116610 monta el ya conocido calibre manufactura 3135, el mismo que su antecesor, pero al igual que el resto del reloj ha recibido una actualización. Sus características técnicas son 28,50 mm de diámetro y 6,00 mm de grosor, frecuencia de oscilación de 28.800 alternancias por minuto (4 Hz), y un sistema de carga automático mediante su rotor bidireccional llamado Perpetual, inventado por Rolex el año 1931.
Rolex Submariner Date 116610LN

Calibre 3135

La principal novedad es que lleva instalada el espiral Parachrome Bleu. Lo que no entiendo es cómo no se le ha cambiado la referencia, al igual que hicieron con el calibre 3185 cuando recibió este espiral, convirtiéndose en el calibre 3186. En cualquier caso, este nuevo espiral es antimagnético y resistente a los choques y a las altas temperaturas, los tres principales enemigos de la precisión de los relojes mecánicos. Personalmente valoro muchísimo su comportamiento inerte frente al magnetismo. Al vivir en una sociedad expuesta constantemente a sus efectos (microondas, televisores, ordenadores, etc), considero casi indispensable que un reloj mecánico esté debidamente protegido contra el magnetismo.
Rolex Submariner Date 116610LN

Espiral amagnética Parachrome Blue

El 3135 se ha ganado la reputación de ser uno de los mecanismos de relojería más fiable y robusto. Al mismo tiempo, el movimiento ha sido criticado en ocasiones por su falta de refinamiento y sofisticación tecnológica. Es cierto que el 3135 no va a ganar ningún concurso de belleza, pero esa tampoco es su pretensión. Desde el principio fue diseñado como un movimiento para ser encerrado en una caja de acero Oyster, y soportar duras y rigurosas condiciones de funcionamiento. También me gustaría argumentar que el 3135 no carece de dicha sofisticación tecnológica. En el sector relojero, el departamento de I+D de la marca está situado entre los mejores. Rolex ha implementado varias características realmente notables en el 3135, tales como los tornillos de ajuste Microstella situados en el volante Glucydur, el sistema de amortiguación Kif, y por supuesto el nuevo espiral Parachrom azul.
Finalmente cabe decir que este calibre dispone del certificado COSC.
CONCLUSIONES…
Una vez analizado el Rolex Submariner, llega el momento de las conclusiones. La actualización de los modelos míticos es inevitable, e incluso necesaria para mantener su posición. Los cambios y modificaciones pueden ser criticados, pero no podemos obviar que el Rolex Submariner ha ido evolucionando a lo largo de su historia, unas veces con más acierto y otras con menos. La clave está en mejorar el modelo manteniendo el espíritu con el que nació, su ADN, y Rolex lo ha conseguido.
Esta vez los cambios han sido importantes:
  • El aumento del tamaño de las asas y del protector de corona le otorga una imagen más robusta y deportiva, con un mayor impacto visual. En cambio, ha perdido parte de su elegancia.
  • El bisel Cerachrom es un gran acierto. La excelente resistencia a la abrasión de la cerámica, junto a su color negro profundísimo, hacen de él un elemento muy a tener en cuenta a la hora de valorar el Submariner.
  • El maxidial, con sus agujas e índices de mayor tamaño, es el elemento incorporado que me deja más frío. Sinceramente, prefiero el look más discreto de la anterior esfera.
  • El brazalete con el cierre Glydelock es una mejora brutal. Su mejora era imprescindible, ya que el anterior cierre no estaba al nivel del resto del reloj. Una maravilla en cuanto a comodidad y a su facilidad de ajuste.
  • La incorporación del espiral antimagnético Parachrom azul al robusto calibre 3135, es la otra gran mejora. Como ya he comentado anteriormente, la propiedad antimagnética del nuevo espiral implementado representa un gran avance tecnológico dentro de los calibres de Rolex, un éxito de su departamento de I+D.
Personalmente, me costó asimilar los cambios estéticos. Cuando un reloj ha tenido el mismo aspecto básico durante 50 años, resulta difícil hacerse a ellos, pero finalmente, la valoración de las mejoras técnicas superó con creces mi reticencia inicial. Ahora, al cabo de seis meses de uso, puedo decir que estoy muy satisfecho con mi decisión. Su precisión me ha sorprendido, manteniendo un retraso de unos 3 segundos semanales. Podemos criticar y discutir sobre su nuevo diseño, pero lo que es incuestionable es que el Rolex Submariner es mejor reloj que su predecesor, unos cambios para seguir siendo el reloj cuantitativamente más deseado del mundo.

Sobre el Autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

10 comentarios

  1. Buen test, sin embargo considero las valoraciones algo “justas” ya que el servicio de Rolex es de los mejores y más eficientes que hay y en mi opinión merecería un justo 8,5/ 9 por su eficacia y ajustado precio comparado con otras marcas.
    En este último comentario podríamos añadir también la relación calidad/ precio ya que hay marcas que han sufrido escaladas de precio y no llegan a la calidad de Rolex.
    Justo sería también señalar que muy pocos relojes en este segmento de precio y con esta polivalencia llevan en el mercado 50 años con tan pocos cambios.

  2. Hola Josep M. Gracias por tus comentarios.
    Respecto a las valoraciones sobre el servicio técnico de las marcas cabe decir que la experiencia personal influye mucho en la puntuación. Tres veces he tenido que lidiar con el s.a.t. de Rolex, y sólo en una de ellas estuvo a la altura de lo que yo considero un servicio eficaz.
    Respecto a la relación calidad/precio, creo que la diferencia de precio entre el anterior 16610 y el actual 116610 es difícil de justificar.
    Tal como señalas acertadamente, el hecho de llegar al medio centenar de años con pocas actualizaciones, manteniendo todo su ADN, es un logro. Lo podemos comparar en este aspecto con el Speedmaster actual, casi exacto al original y con un precio bastante más ajustado.

  3. creo, que la marca en base al marketing y los logros que ha tenido, ha llevado los precios a cifras exorbitantes que mas tienen que ver con “tener un rolex” que el reloj en si.
    tengo este rolex, un omega seamaster Planet Ocean, un Tag Heuer calibre 16 day&date y un calibre 36, y no digo de los últimos pero el omega, lo considero mucho mejor en todos los aspectos maquinaria, malla, presencia que este rolex, ojo es mi percepeción personal como usuario

  4. perdón el omega es la referencia 2200.50.00 Movimiento: Omega Co-Axial Calibre 8500

    Self-winding movement in both directions
    Officially certified chronometer

    25.200 alt/hora ( reducidas para mejorar la reserva de marcha y los intervalos de los services

    60 horas de reserva de marcha

    Caja de titanio grado 5
    Tamaño caja: 45,5mm
    Grosor caja: 16,50mm
    Impermeabilidad: 600 metros

  5. Estoy de acuerdo contigo: los aumentos de precio son exagerados, aunque esta sea una política seguida por la mayoría de marcas. No creo que el aumento de los costes de producción sea proporcional a la subida de precios.
    Por otra parte, respecto a la comparativa entre el Submariner y el nuevo Planet Ocean, efectivamente, el calibre 8500 es superior al 3135 de Rolex, sobretodo por implementar el escape co-axial. No hay que olvidar también la garantía de cuatro años!. Pero personalmente, una vez testados los dos, la comodidad de la caja Oyster con su brazalete de cierre Glidelock y su bisel cerámico, hacen que el Submariner supere exteriormente al Planet Ocean. Un punto para cada uno.
    Eso sí, la relación calidad/precio del Omega es de lo mejorcito que podemos encontrar actualmente.

  6. Yo también estaba sorprendido por el exagerado incremento de precios de todas las marcas en los dos últimos años. Más teniendo en cuenta la crisis generalizada. Luego caí en la cuenta de que estas subidas coinciden con la gran variación que se ha producido en el cambio franco suizo – euro.

    Si analizamos la variación de cambio en estos dos años y le sumamos el habitual 2-3% de subida anual de precios, el resultado coincide con el incremento de precios producido.

  7. Me ha gustado mucho el test, ha conseguido acercarme un poco mas a Rolex y en concreto a su modelo estrella, el Submariner. Ahora mismo me habéis creado la duda de si añadir otro Pam a mi colección o hacerme de una vez con un Submariner.

  8. Hola Antonio, gracias por tu valoración positiva de nuestro test. Respecto a las dudas entre el Submariner y un Panerai, depende del modelo de Panerai que escojas. Yo he tenido tres, y la verdad es que no me ha defraudado ninguno de ellos. De todos modos, tengo pendiente algún Radiomir.
    La gran ventaja del Rolex es su comodidad de uso por su tamaño más reducido.
    Suerte con la elección.

  9. Hola Xavier, me pasa como a tí, tengo varios Pam (siempre Luminor) y tengo pendiente hacerme con un Radiomir. Creo que finalmente compraré el Rolex y un Radiomir base ¿210?.

    Un saludo.

  10. El 210 es una excelente opción. De hecho, si se me ocurriera adquirir un PAM, éste sería el elegido, tanto por diseño como por calibre (me encanta el OP X). Y a esto hay que sumarle que es el radiomir con un precio más asequible.

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.