La colección Formula 1 representa la gama de entrada al mundo TAG Heuer. hasta este año, esta línea estaba compuesta casi exclusivamente por relojes de cuarzo. Su gran baza era ofrecer una imagen atractiva a un precio asequible bajo el nombre de marca de indudable y reconocido prestigio, logrando una excelente aceptación entre el público y, en consecuencia, un gran volumen de ventas. Si el comprador buscaba algún guardatiempos con calibre mecánico, podía recurrir a los Link, Aquaracer, Monaco y por supuesto a las familias Carrera y Grand Carrera. Pero a mediados de año se lanzaron los nuevos modelos que complementaban la colección, aunque esta vez implementaban un corazón mecánico, implicando así un cambio en la orientación de los Formula 1. El debate entre los aficionados se centra en si la firma debería mantener esta política o si en cambio retornar la F1 a sus orígenes y ofrecer exclusivamente relojes de cuarzo que conformen una colección bien definida e identificada.

Consolidando esta postura, a finales de este año TAG Heuer lanza el nuevo Formula 1 GMT, una complicación ya existente en la colección Aquaracer y Carrera, con los que comparte movimiento, el Calibre 7, y los 41 mm de diámetro. El consumidor final sólo deberá elegir entre la mayor elegancia del Carrera Twin-Time, la deportividad del Aquaracer GMT y sus 500 metros de hermeticidad, o la polivalencia del Formula 1 GMT. Respecto a su diseño, resulta imposible negar su gran parecido con el Rolex GMT Master-II BLNR con bisel cerámico azul y negro…aunque con un precio aproximadamente de una cuarta parte.

141117-02

La sobria caja de acero satinado de 41 mm mantiene la silueta en tonel que ya descubrimos en los nuevos modelos Formula 1, una forma que me recuerda la geometría de los Heuer Autavia de los años 70 y 80, y que personalmente me resulta más atractiva respecto los otros GMT de TAG Heuer antes citados. Con un acabado mayoritariamente cepillado satinado, recurre a un sufrido bisel fijo de aluminio con las horas diurnas (6 a 18) en azul y las nocturnas (18 a 6) en negro. Por suerte, a diferencia del Rolex GMT, el brazalete es enteramente satinado. Su uso deportivo queda patente con una hermeticidad de 200 metros.
La legibilidad que nos ofrece la esfera es excelente. Los marcadores aplicados de las horas exhiben una geometría que se repite en las contundentes manecillas de horas y minutos, ambos elementos con abundante aplicación de sustancia luminiscente. La fina trotadora central luce, en su tercio final, el mismo color azul de la aguja GMT, un color que si bien destaca perfectamente sobre el fondo negro, no domina la esfera y permite centrarnos en las indicaciones horarias. La discreta ventana de fecha ubicada a las 3 horas completa el dial. Un detalle interesante es el hecho de que las nuevas referencias transfieren el logotipo de la marca en blanco y negro, mientras que prácticamente todos los modelos anteriores luce en color verde: sin duda, un cambio acertado que le otorga mayor elegancia y permite su uso como reloj de vestir.

141117-03

En su interior late el Calibre 7. Este movimiento automático es esencialmente un calibre ETA 2893-2 con un rotor personalizado, un mecanismo que, bajo una frecuencia de 28.800 alternancias por hora, presenta una reserva de marcha de 42 horas.

El TAG Heuer Formula 1 GMT se presenta como una muy buena opción de compra para aquellos que buscan un reloj polivalente de sólida construcción y de diseño atractivo y muy equilibrado, todo ello aderezado con la interesante relación calidad-precio que le confiere un PVP entorno a los 1.700 €.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

Dejar una Respuesta