Hasta el momento se han sentado las bases del movimiento de oscilación de nuestro disco que posteriormente asimilaremos al volante del reloj mecánico. A modo de resumen podemos decir que el disco realiza un movimiento oscilatorio compuesto por dos alternancias, la descrita en sentido antihorario de A a C más la descrita en sentido horario de C a A. Adicionalmente, hemos visto que en el punto medio de cada una de las alternancias (punto B) es necesario un aporte exterior de energía para dar continuidad al movimiento.

Nota: podréis observar que las líneas de texto que contienen caracteres con subíndices se ven ligeramente más pequeñas que el tamaño normal de fuente aplicado al blog. Esto es debido a que el editor no permite modificar el tamaño de dichos subíndices. Disculpad las molestias.

Hablemos ahora de los intervalos de tiempo invertidos en cada parte de este movimiento oscilatorio. Como ya se ha indicado el arco AB tiene exactamente la misma longitud que el arco BC. El sistema está diseñado de manera que el tiempo invertido por el disco sea precisamente el mismo para recorrer cada uno de los arcos AB, BC, CB y BA. Llamando t a este tiempo tenemos las siguientes igualdades:

  • Tiempo invertido en una alternancia (Talternancia) = tAB + tBC = tCB + tBA
  • Tiempo invertido en una oscilación (Toscilación) = 2xTalternancia = tAB + tBC + tCB + tBA

Regresemos ahora a la descripción realizada de los distintos calibres puestos como ejemplo y tomemos el de 28.800 A/H para establecer las equivalencias.

Como ya se había expuesto y razonado:

  • 28.800 alternancias/hora = 8 alternancias/segundo = 4 oscilaciones /segundo

De lo que se dedujo que:

  • 1 alternancia = 1/8 de segundo.
  • 1 oscilación = 1/4 de segundo.

Por lo que estamos en posición de afirmar:

  • 1 alternancia en sentido antihorario = 1/8 de segundo = tAC = tAB + tBC
  • 1 alternancia en sentido horario = 1/8 de segundo = tCA = tCB + tBA
  • 1 oscilación = 1/4 de segundo = 1 alternancia en sentido antihorario + 1 alternancia en sentido horario = tAC + tCA

Pues bien, llegados a este punto y con nuestro modelo de movimiento ya definido, sólo queda una cosa por hacer y no es otra que identificar todos los conceptos con el mecanismo real de un escape de áncora suizo, tema que iniciaremos en el próximo artículo.

Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.