Calibre L.U.C. 96.21-L

Durante los próximos artículos incluidos en el apartado de técnica os hablaré de los distintos tipos de escapes existentes y de las peculiaridades de cada uno de ellos. Si bien es cierto que desde hace cerca de 200 años el más extendido es el conocido como escape de áncora suizo, es interesante recordar a sus predecesores puesto que de este modo se van razonando las necesidades que ocasionaron la evolución de cada uno de ellos e incluso su desuso.

Como ya anticipábamos en la primera serie de artículos dedicados al reloj mecánico la parte más importante del mecanismo es la compuesta por el escape y el órgano regulador que es el conjunto volante-espiral.
Sería absurdo volver a repetir todas y cada una de las explicaciones realizadas con anterioridad. Es por este motivo que, a los posibles lectores que no lo hayan hecho ya, les invito a leer los artículos previos dedicados al escape.
Si deseáis una visión general de todos los artículos de técnica de nuestra web podéis clicar aquí. Si por el contrario, queréis acceder a determinados artículos sobre escapes por apartados, podéis hacerlo a través de los siguientes links:









Aunque no resulta imprescindible la lectura de las anteriores entradas, en mi opinión creo que es interesante para adquirir una serie de conceptos previos que pueden ayudar a una mejor compresión de esta nueva serie de artículos.
Componentes de un escape.
Únicamente a modo de resumen de lo comentado anteriormente, comentar que los escapes de los relojes están constituidos básicamente por dos componentes. Uno de estos componentes es un volante que oscila gracias a la incorporación de un muelle. El período de oscilación del volante será el correspondiente a las características y a la regulación de este muelle. El segundo componente es el conocido como rueda de escape y es el responsable de reponer las pérdidas de energía del volante debidas a la fricción.
Esta reposición de la energía perdida por el volante y debida a la fricción se realiza a través de un impulso y, para ello, la rueda de escape deberá estar desbloqueada. Este desbloqueo puede conseguirse bien directamente sobre el eje del volante, o bien a través de un componente intermedio acoplado a éste. Igual sucede con el impulso a proporcionar ya que este puede aplicarse directamente sobre el eje del volante o indirectamente a través del componente intermedio.
En los próximos artículos se comentarán una serie de conceptos relativos a los escapes para, posteriormente entrar en las exposiciones correspondientes a los distintos tipos.

Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.
AYÚDANOS A MEJORAR. VALORA ESTE ARTÍCULO.
[Total: 0 Valoración: 0]

Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.