Calibre L.U.C. 96.01-L

Supongamos ahora que giramos el volante en sentido antihorario en un ángulo de, por ejemplo, 90° sobre la línea central. El hecho de que el volante haya girado sobre sí mismo implica que la espiral se habrá enrollado sobre sí misma (tensado) acumulando cierta energía. En el momento que se libere el volante, éste iniciará un movimiento de retorno hacia su posición de reposo (sobre la línea central) girando en sentido horario debido a la liberación de energía acumulada en la espiral en el paso anterior (la espiral se desenrolla o destensa). Una vez el volante alcanza la posición de reposo sobre la línea central la espiral se encuentra totalmente destensada y sin energía, pero la inercia del volante hará que éste continúe su rotación en sentido horario haciendo tensar la espiral en la dirección opuesta a la inicial hasta que su resistencia sea suficiente para parar al volante y, de nuevo, invertir el sentido del movimiento.

De no ser por la existencia de fuerzas externas este movimiento sería de tipo continuo y, la amplitud del movimiento sería de 180° (90° en sentido antihorario y 90° en sentido horario partiendo de la línea central o posición de reposo del volante).
Pero en la realidad, la fricción de los pivotes del volante y la absorción de energía en la flexión de la espiral, combinados con la resistencia del aire, reducirán la amplitud de las oscilaciones hasta que el volante se detenga.
Si el centro de la espiral terminara en el centro del movimiento del volante, cada una de las vibraciones decrecientes se completarían en el mismo espacio de tiempo y el sistema sería isócrono. Por razones prácticas la espiral debe estar unida al volante en un radio finito y, por tanto, las diferentes longitudes de los arcos que representan las vibraciones decrecientes no se completan en tiempos iguales. La espiral se puede ajustar para hacer que las vibraciones sean isócronas pero este efecto se verá anulado si se aplica la intervención de un sistema de escape para mantener el movimiento del volante en contra de las pérdidas por fricción.
Cuando una espiral isócrona se aplica a un volante, el período de vibración se determina por medio de la tasa de consumo de la energía del volante. El volante no puede detenerse para invertir su movimiento e iniciar la siguiente vibración hasta que su energía no se haya consumido por completo. Cualquier cambio en el período natural de consumo de la energía alterará el tiempo de vibración durante el ángulo de cambio según se indica en el siguiente apartado.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.