La principal culpable de que los oficios artísticos en relojería hayan perdurado hasta hoy en día es sin duda Vacheron Constantin. Es de las pocas firmas que durante la segunda mitad del siglo pasado producía regularmente relojes en cuyas esferas se aplicaban técnicas artísticas en vías de desaparición. Alguno de ellos, como el Mercator, han adquirido el estatus de legendario y son codiciados por todos los coleccionistas. En la actualidad, incluso hay en el catálogo de Vacheron Constantin una colección permanente, la Métiers D’Art, dedicada exclusivamente a relojes en los que se aplican estos diversos oficios artísticos.

El mercado parece haberse dado cuenta del acierto y del éxito comercial de esta política y diversas marcas, con mayor o menor timidez, se adentran en este complejo mundo. Una de ellas es Ulysse Nardin, que ya dio alguna pista cuando en Septiembre del año pasado adquirió Donzé Cadrans SA, una sociedad especializada en el esmaltado de esferas para relojería. Ahora Ulysse Nardin nos presenta el primer fruto de esta adquisición: el Classico Santa María.

Esta edición está dedicada a la legendaria nao Santa María, la mayor de las tres carabelas con las que Cristobal Colón descubrió el Nuevo Mundo. En sus esfera se refleja un esmaltado de esta embarcación, con la que es probablemente la técnica más compleja de este oficio: el cloisonné.

El esmalte es un material de aspecto vítreo compuesto por silicio, feldespato, caolín y óxidos metálicos que se encuentran en forma de cristales en estado natural. Esta materias, añadidas por un maestro artesano, son las que dan lugar a los innumerables matices de colores que se pueden obtener finalmente. La vitrificación de esta mezcla se realiza mediante cocción en un horno a muy altas temperaturas.

Concretamente, el cloisonné es una técnica de esmaltado en la cual se delimitan los contornos del dibujo mediante unas finas bandas de oro, a las que se da forma manualmente mediante unas pinzas. Con ello se originan las celdas, a las cuales se aplicarán distintas capas de esmalte de diversa coloración.

Por cada capa de esmalte que se aplica se realiza la correspondiente cocción a una temperatura de entre 800 y 1.000 grados centígrados. Esta múltiples capas son las que producen el efecto tridimensional característico del esmaltado cloisonné. Una vez realizado el proceso de cocción se procede al pulido del esmalte. En el caso de este Classico Santa María, cada esfera pasa por 26 procesos distintos de cocción.

El Classico Santa María se presenta en dos variantes de material de caja, oro blanco y oro rosa, cada uno de ellas limitada a una edición de 30 ejemplares. Como es habitual en este tipo de relojes, las funciones se limitan a las más básicas de horas, minutos y segundos. El mecanismo de este Classico es el calibre de carga automática UN-815, el cual se puede observar a través del fondo de cristal de zafiro de estos relojes.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.
AYÚDANOS A MEJORAR. VALORA ESTE ARTÍCULO.
[Total: 0 Valoración: 0]

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.