Zenith Defy 21 Urban Jungle

Analizamos el Defy 21 Urban Jungle, el nuevo miembro de su colección de cronógrafos de vanguardia que Zenith ha presentado en la LVMH Watch Week 2021.

\\ WT REF 72662 Se lee en 4' 2''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

El Defy 21 Urban Jungle no ha sido el protagonista de las novedades de Zenit en la LVMH Watch Week 2021. No lo ha sido porque Zenith ha desvelado en este certamen dos novedades del máximo nivel; la nueva colección Chronomaster Sport (artículo) y el Chronomaster Revival El Primero A385 (artículo). Pero, a pesar de ello, no deja de ser un reloj que merece sobradamente que dediquemos un tiempo a su análisis.

Este Defy 21 Urban Jungle es una variante estética de un reloj ya existente en el catálogo de Zenith, por tanto no puede ser calificado de novedad mayor, pero tampoco menos. Esta categoría intermedia en cuanto a novedad se debe a que su variación estética no es simplemente una nueva tonalidad de esfera sino a que su caja está realizada con cerámica de color kaki.

Zenith Defy 21 Urban Jungle

Por ello, debemos deducir que Zenith lo ha denominado Urban Jungle, aunque no acabo de ver la relación entre el verde kaki, que es una típica tonalidad de camuflaje en entornos selváticos, con la «jungla urbana» de una ciudad. Pero bueno, dejémonos de cuestiones de marketing y centrémonos en este reloj, que puede ser ciertamente interesante.

La notoriedad se la otorga ante todo el pertenecer a la raza Defy 21, la gama de cronógrafos más avanzada de Zenith, lo cual es mucho decir. Desde el año 1969, cuando se lanzó El Primero, los cronógrafos con alta frecuencia de oscilación forman parte inseparable del ADN de Zenith y el Defy 21 lo eleva al máximo. Estamos ante un reloj que ofrece una exactitud de nada menos que 1/100 de segundo.

Dicho así puede incluso parecer algo banal, pero la complejidad que requiere está exactitud plantea enormes dificultades técnicas. Estas dificultades se centran en dos apartados, que conciernen a la frecuencia de oscilación de su órgano regulador y al modo de mostrar la medición del cronógrafo en la esfera.

Lo primero, lo consigue Zenith duplicando dicho órgano regulador y dedicando en exclusiva uno de ellos al cronógrafo. Mientras que el volante del «convencional» oscila a una ya alta frecuencia de 36.000 alternancias por hora, el segundo lo hace a nada menos que 360.000. Se trata de una simple cuestión de matemáticas; si para obtener un exactitud de medición de 1/10 de segundo se requiere una frecuencia de 36.000, para obtener la exactitud de 1/100 de segundo hay que multiplicar la frecuencia por 10, pero ello implica tres inconvenientes.

El primero es el enorme desgaste que sufren las piezas implicadas debido a la velocidad de la fricción que se origina, algo que solventa Zenith con sus años de experiencia en movimientos de cronógrafo con altas frecuencias de oscilación. El segundo problema a solventar, el del enorme consumo de energía que originan estas altas frecuencias, lo soluciona Zenith con este duplicado del órgano regulador, lo que permite que cuando el cronógrafo no esté activado, el consumo de energía sea el habitual de cualquier movimiento El Primero.

El tercero inconveniente, el de ofrecer una lectura eficaz de 1/100 de segundo, lo soluciona Zenith de la única forma posible, con un esquema que podemos calificar de foudroyante, que junto con el rattrapante conforman la cúspide técnica de los cronógrafos mecánicos. Así, la aguja trotadora central del cronógrafo, que habitualmente gira a una frecuencia de una vuelta por minuto, en el Defy 21 realiza un giro completo cada segundo. Nada mejor que el video oficial del Defy 21 para entender este principio.

Ello se complementa con un índice perimetral que poco tiene que ver con los habituales del tiempo, que miden horas y minutos en base 60. En el Defy 21, este índice sigue el sistema decimal y esta dividido en 100 unidades, lo que permite leer con enorme facilidad las centésimas de segundo que ofrece este cronógrafo.

Zenith Defy 21 Urban Jungle - esfera

Este sistema también requiere un totalizador adicional de segundos que va sumando los giros que efectúa la aguja trotadora central. En el Defy 21, este contador lo encontramos ubicado a la altura de las 6 horas y totaliza 60 segundos.

Todo lo que he mencionado hasta ahora es común a cualquier cronógrafo Zenith de la colección Defy 21, ya que todo ellos equipan el calibre El Primero 9004. Este movimiento de cronógrafo automático es el responsable de todas las complejidades técnicas que he comentado. También es común a toda la colección la geometría y el tamaño de su caja, de 44 milímetros de diámetro.

Como he mencionado al inicio, la peculiaridad que ofrece el Defy 21 Urban Jungle reside en la tonalidad kaki que se emplea en su caja de cerámica y en los puentes del movimiento que, dado el carácter de esqueleto de su esfera, son visibles por el anverso del reloj.

Zenith Defy 21 Urban Jungle - lifestyle

Por tanto, es una tercera opción estética que se suma al titanio y a la cerámica negra, que hasta ahora eran las dos única elecciones posibles de material de caja dentro de la colección Fefy 21. A partir de aquí, ya es una cuestión de gustos estético personales, aunque nunca está de más atender a la lógica. Si va a ser nuestro único reloj de gran nivel y lo queremos vestir a diario, lo más coherente es decantarse por la versatilidad que ofrece la versión de titanio. Por su parte, la de cerámica negra nos ofrece un carácter deportivo más acentuado.

Si ya contamos en nuestro establo con varios relojes de nivel y además de todas las cualidades que ofrece este cronógrafo de Zenith queremos algo distinto y especial, la elección será sin duda este Defy 21 Urban Jungle. Su precio es de 14.400 francos suizos, una cifra importante pero muy razonable por todo lo que ofrece y representa. Os dejo con otro de los videos oficiales del Defy 21.

\\ WT REF 72662
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 15 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

1 comentario

    Dejar una Respuesta