Zenith Defy High Jewelry Series

Con estos nuevos Defy High Jewelry Series, Zenith incrementa la oferta de la colección Defy con cuatro relojes/joya.

\\ WT REF 61071 Se lee en 2' 30''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Zenith anuncia los Defy High Jewelry Series, cuatro nuevas versiones de su exitosa y vanguardista colección Defy. Lo que caracteriza estos cuatro relojes es el profuso engaste de piedras preciosas que cubre la carrura y el bisel de su caja.

Zenith Defy High Jewelry Series - Classic

La colección Defy de producción regular se basa en cuatro versiones de este reloj: la Classic, El Primero 21, Inventor y Zero G. Zenith ha elegido la base de los dos primeros, un «solo hora» esqueleto y un cronógrafo para ofrecer estas variantes que bien pueden calificarse de «full set», término relojero/joyero que define las piezas cuyo engaste cubre la totalidad de su superficie.

Zenith no ha llevado al extremo absoluto este concepto ya que, como podemos apreciar en la imagen inferior, algunas pequeñas zonas de la carrura de la caja están libres de engaste. Se trata de una pequeña superficie a ambos lados de la corona y una parte de la delgada linea de la carrura que transcurre por encima de dicha corona.

Zenith Defy High Jewelry Series - carrura

A mí personalmente me parece una decisión acertada ya que resulta mucho más elegante que los engastes que cubren tanto la caja del reloj que no dejan ver ni su forma.

Las cuatro novedades Defy High Jewelry Series que nos presenta Zenith pueden separarse claramente en dos grupos. El primero estaría formado por los dos relojes que toman el Defy Classic Esqueleto como base, una gama que presentó Zenith en la feria de Baselworld 2018 y que podéis ver en este artículo. y cuya caja está realizada en titanio, una elección atípica para un reloj/joya pero indiscutiblemente práctica y original.

Zenith Defy High Jewelry Series - Classic duo

Al igual que los demás relojes de la gama Defy Classic, el diámetro de sus cajas es de 41 milímetros. Se trata de un tamaño adecuado para un reloj masculino y decididamente grande para la mayoría de muñecas femeninas, clientela a la que parecen destinados estos relojes. La ventaja es que si bien en un hombre un reloj exageradamente grande puede lucir ridículo, en una mujer transmite modernidad y no parece fuera de lugar.

El segundo grupo de dos relojes se basa en la variante El Primero 21 del Defy. Por tanto estamos ante uno de los famosos relojes con función de cronógrafo de la manufactura de Le Locle. Esta complicación mecánica ya los distingue de las versiones Classic, pero también lo hace el metal elegido para sus cajas, en este caso el oro rosa. El tamaño de la caja también es superior, llegando en este caso a los 44 milímetros, con lo cual mis apreciaciones anteriores sobre el efecto del tamaño llegan al extremo.

Zenith Defy High Jewelry Series - El Primero 21 duo

Las dos versiones que nos ofrece Zenith de cada uno de estos relojes se diferencian entre sí por las características de su engaste y son idénticas en ambos grupos. La que podríamos calificar de más convencional presenta un engaste de 288 diamantes talla brillante en la carrura de la caja y 48 diamantes talla baguette en su bisel.

La segunda versión de estos Defy High Jewelry Series, la más llamativa y original, presenta igualmente 288 diamantes talla brillante en su carrura, pero sustituye los 28 diamantes del bisel por zafiros que abarcan prácticamente todo el espectro de color. Otra diferencia es que la versión El Primero 21 utiliza 44 zafiros en el engaste del bisel y la versión Classic emplea 48. dada la diferencia de tamaño de caja, al ser el número de piedras prácticamente idéntico en ambos tipos de reloj, el tamaño de dichas piedras preciosas es distinto y el pero total también: 5 quilates para el cronógrafo y 4,55 para los Classic.

\\ WT REF 61071
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

3 comentarios

  1. Es un tanto inquietante el parecido casi clónico de algunos relojes de Zenith, en comparación con otros de Hublot… Aunque, dada la adultez juvenil de Hublot, la comparación debería ser inversa frente al añoso Zenith, sin embargo no lo es.
    No hace mucho, en el artículo titulado «GPHG 2019: os presentamos los finalistas», se noticia como finalista en la categoría Joyería, a Hublot con su modelo «Big Bang One Click Rainbow», del que curiosamente parece que Zenith tomó prestado el colorido y empedrado bisel.
    Pero, lo verdaderamente inquietante, pareciera ser que Zenith ha utilizado el muy recurrido «photoshop» para darle color a la pedrería de los dos relojes mostrados en la última imagen (relojes con caja de oro), e incluso incrustado más piedras en la caja de uno de ellos y dado color a las piedras de los índices horarios; las correas, aunque de distinta tonalidad, son iguales y tienen los mismos patrones del diseño de la piel de cocodrilo (¿serán cocodrilos clonados?), y para no dejar dudas del maquillaje, el volante, las manecillas menores y todos los demás detalles de la mecánica expuesta en ambos relojes son iguales.
    En otras ocasiones he notado la aplicación de un editor gráfico en las imágenes, pero entiendo que el propósito es meramente ilustrativo, aunque debiera ser indicado por el fabricante que proporciona las imágenes.
    Sé que Zenith y Hublot están cobijados bajo el mismo paraguas, y que por eso es posible algunas similitudes entre ellos; tal como aveces ocurre entre IWC y Baume & Mercier o Tudor y Rolex… Pero a veces esas similitudes son extremadamente notorias, y como en el presente caso, inquietantes.
    En fin, en lo personal extraño aquellas antiguas ilustraciones hechas a mano, con aerógrafo a veces, que solían venir en revistas como Selecciones, Mecánica Popular y National Geographic, las que leía y coleccionaba en mi niñez y juventud… Creo que dichas ilustraciones eran más auténticas y fidedignas que las imágenes digitalizadas actuales.

    Saludos. 🙂

  2. Hola Pedro,
    Tienes toda la razón en tus comentarios. También das tú mismo la explicación:; ambas marcas pertenecen al grupo LVMH y aprovechan las posibilidades de la economía de escala que ello ofrece. Incluso, sin anunciarlo abiertamente, algunos relojes de estas dos marcas utilizan el mismo calibre.
    En cuanto a las imágenes, todas las de perspectiva frontal y plana se generan por ordenador. Es lo que se denomina «packshot». Esta es una práctica establecida, no solo en Hublot o Zenit, sino en la práctica totalidad de marcas del sector relojero.

  3. Teniendo en cuenta los elevadísimos precios que ambas manufacturas, Zenith y Hublot, pueden alcanzar, me extraña que en vez de tratar de diferenciarse y tener cada una sus propios signos distintivos, terminen pareciéndose como un par de gotas de agua.
    No sé si aquello de la economía de escala aplique al actual modelo productivo de tan exclusivos relojes, es decir, no son relojes fabricados en masa… Pero ciertamente, el estar bajo el mismo paraguas, les permite compartir e intercambiar entre ambas manufacturas, lo que la oficina de investigación y desarrollo del paraguas descubre o genera. Recuerdo el caso del novedoso (revolucionario, tildado por algunos) modelo Defy Lab de Zenith, tengo entendido que fue precisamente una decisión de LVMH (a la sazón, el dueño del paraguas) la que le permitió a Zenith ser el abanderado de mostrar al mundo tal novedad (un regulador hecho de silicio, que permitía al mecanismo entero alcázar una altísima frecuencia, inédita para un reloj mecánico, y en consecuencia, lograba una gran precisión)… Pero el diseño exterior de aquel reloj Defy Lab de Zenith, resultó ser el más Hublot de todos los Hublot, algo así como ser más papista que el Papa, tanto, que yo pensé que tal vez se trataba que Zenith estaba rindiéndole un tributo al diseño de Hublot… 😀
    Sí, efectivamente, las artes gráficas digitales hacen maravillas… Me ha tocado alguna vez comprar un reloj a través de la internet, guiado por la imagen mostrada en la pantalla, y al recibir el producto, darme con la sorpresa de que el reloj era muy, pero muy diferente a la imagen mostrada. Claro la imagen fue generada por computadora (ordenador), pero me encandiló a tal extremo que elevó demasiado mis expectativas, y ya sabemos lo que pasa cuando ello ocurre y luego nos topamos con la cruda realidad, la caída libre no nos la detenemos ni con diez paracaídas.
    No veo nada de malo en el uso de esas imágenes construidas píxel por píxel, pero al menos que avisen, para no llevarse el chasco luego… 😀
    En fin, esa práctica de engaña muchachos, está también extendida a otros rubros de productos, como las imágenes simuladas en la publicidad (sobretodo impresa) de televisores o de los omnipresentes «smartphones», por ejemplo.

    Bueno, gracias Enric por compartir e intercambiar opiniones un rato aquí en la distancia, pasen todos un excelente fin de semana.

    Saludos. 🙂

Dejar una Respuesta