El cambio de CEO que se produjo en Zenith a mediados del 2009 ha implicado un positivo cambio de dirección, especialmente en lo que se refiere a la filosofía y diseño de su colección. Este cambio se ha apreciado notablemente en las presentaciones de productos realizadas en Baselworld 2010-11. Se abandonan diseños extravagantes y de dudoso gusto y se opta acertadamente por recuperar los valores que prestigiaron a la firma suiza durante el siglo XX.
El reloj que mejor representa dichos valores es el “El Primero Striking”. Evidentemente se trata de un cronógrafo, complicación que ha liderado Zenith desde el lanzamiento en 1969 del primer reloj mecánico con una exactitud de una décima de segundo. Este calibre ha sido utilizado durante muchos años por Rolex en su célebre y muy deseado cronógrafo “Daytona”.
Zenith Caliber 4052

Zenith Caliber 4052B

Para valorar en su justa medida esta “simple” décima de segundo hay que tener en cuenta una serie de conceptos técnicos. La inmensa mayoría de relojes del mercado (salvo algún reciente prototipo) funcionan con calibres cuyo volante oscila a 28.800 alternancias por hora. Si dividimos esta cifra por los 3.600 segundos que conforman la hora nos por resultado 8. Es decir, un calibre de 28.800 alternancias tiene una exactitud de 1/8 de segundo. Una cifra realmente impresionante para un reloj mecánico, pero que no encaja con el sistema decimal que se utiliza en cualquier medición cronométrica.
El volante del calibre “El Primero” oscila a 36.000 alternancias por hora, lo que traducido a nivel práctico, implica que el segundero de su cronógrafo (aguja trotadora) realiza 10 diminutos saltos cada segundo.
Muchos pensareis, y con razón, que este es un factor banal, ya que tanto si la aguja da 8 saltos cada segundo como si da 10, a nivel visual es imperceptible. Además, cuando detenemos la medición del cronógrafo, dada la mínima separación entre los índices de los minutos/segundos, es imposible determinar lo que está indicando. Como mucho podremos apreciar que está entre dos segundos y afinando mucho con una lupa, que se ha detenido en lo que parece la cuarta parte de un segundo.
ZENITH El Primero Striking 10 calibreEvidentemente, la consecuencia de lo expuesto, es que un cronógrafo mecánico convencional tiene una exactitud muy elevada pero que en la realidad es incapaz de indicarla. Y aquí es donde entra el Striking”, atreviéndose a complementar la función básica de cronógrafo con la de “foudroyante”, mediante el nuevo calibre “El Primero 4052 B”
Los cronógrafos con función foudroyante no son ninguna novedad, pero a lo largo de la historia han existido muy pocos y en producciones muy limitadas. Como podéis imaginar los precios de estas piezas han estado a la altura de su rareza. Debemos tener en cuenta que en el mundo de la relojería mecánica, la dificultad de implementar la función foudroyante se considera al máximo nivel, junto con por ejemplo el tourbillon y la sonería.
Para alcanzar dicho “milagro”, la aguja trotadora del Striking realiza un giro completo a la esfera cada 10 segundos. Es decir, una velocidad 6 veces superior a la de un cronógrafo convencional, que realiza un giro cada minuto. A ello añade un anillo perimetral con 100 divisiones claramente diferenciadas y visibles. Esta configuración nos permite que cuando detenemos el cronógrafo podamos leer con absoluta exactitud cuantas décimas de segundo ha medido.
La caja y la esfera que albergan este prodigio mecánico son de un estilo clásico con sutiles toques modernos. Otro gran acierto que se aleja de los diseños “vanguardistas” e ilegibles de la anterior etapa de la marca. Las dimensiones siguen el mismo parámetro, con unos perfectos 42 mm de diámetro. Para completar el círculo de la excelencia, a diferencia de lo que hacen otras firmas con sus grandes complicaciones, Zenith nos ofrece este Striking en versión acero.
ZENITH El Primero Striking 10 faceLa estética de la esfera y de sus contadores es realmente atractiva, tanto por la proporción entre indicaciones como por sus tonalidades. Lamentablemente este atractivo diseño es el culpable del único punto negativo que puedo achacar a este reloj. Apreciareis fácilmente que los contadores de segundos y minutos del cronógrafo, junto con el contador de segundos de la hora normal, se superponen en un determinado punto. Esto implica que por ejemplo si detenemos el cronógrafo entre los 30 y 40 segundos, no sabremos lo que está indicando, aunque probablemente con la ayuda de la aguja foudroyante lo podremos deducir.
En descargo de Zenith hay que tener en cuenta que solo existen dos soluciones técnica para evitar este problema y ambas implican males quizás mayores. La primera solución sería disminuir el diámetro de los contadores, paro el resultado serían unos índices muy reducidos y con poca separación, lo que dificultaría enormemente su lectura.

La segunda solución sería diseñar un calibre totalmente nuevo y de un diámetro mucho mayor. Con ello se conseguiría aumentar la separación entre los ejes de los contadores y poder mantener su tamaño sin que se superpusiesen. Lamentablemente, esta costosa solución obligaría a aumentar considerablemente el tamaño de la caja del reloj, con lo que su perfección de dimensiones y la comodidad de uso se verían gravemente afectadas.

ZENITH El Primero Striking 10 duo

La ergonomía está garantizada tanto por su acertado diámetro como por su contenido grosor. Este modelo de acero se puede adquirir con dos variantes de pulsera: la convencional de piel de aligator o un brazalete de acero que se integra perfectamente con la caja.

Su hermeticidad es de 10 bares (100 metros), una cifra muy notable para un cronógrafo ya que el aumento de pulsadores con respecto a un reloj convencional también incrementa los posibles puntos de filtración.
Un punto flaco de los cronógrafos que oscilan a velocidades tan elevadas es su fiabilidad. Por suerte este no es al caso de este Zenith, ya que como antes he comentado, el calibre “El Primero” se viene utilizando desde al año 1969 sin problema alguno. Es cierto que la implementación de la función foudroyante puede teóricamente afectar en este sentido, pero estoy seguro que los conocimientos adquiridos y la experiencia de Zenith en este campo garantizarán la ausencia de problemas.
El Zenith “El Primero Striking” es el complemento ideal como segunda o tercera pieza para el aficionado a los relojes que cuente por ejemplo con un reloj plano elegante y/o con un reloj deportivo de caracter rudo. De todos modos, tanto su muy contenido precio como su estética deportiva y elegante a la vez, lo hacen plenamente aconsejable como único reloj. Solo puntualizar que en este caso no es aconsejable ni necesario mantener la función de cronógrafo en marcha de forma permanente, ya que además afectaría negativamente a la reserva de marcha.

Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

1 comentario

    Dejar una Respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.